Regístrese en el:    

Acceda el SOLAECE también
via Facebook y Twitter.


Fibrilación auricular

¿CÓmo funciona el corazÓn normalmente?

¿Que es la fibrilación auricular?

¿QuÉ sÍntomas produce la fibrilaciÓn auricular?

¿Es la fibrilaciÓn auricular una arritmia que pone en riesgo la vida?

¿CÓmo se hace el diagnÓstico de la fibrilaciÓn auricular?

¿A quienes afecta la enfermedad de la fibrilaciÓn auricular?

¿CuÁles son las consecuencias de esta enfermedad?

¿CuÁles son las causas de la enfermedad?

¿Existen diversos tipos de fibrilaciÓn auricular?

¿Cuales son los tratamientos existentes para el control de la fibrilacion auricular?

¿CuÁles son los medicamentos mas frecuentemente usados para el tratamiento de la fibrilaciÓn auricular?

¿CÓmo funciona el corazÓn normalmente?

El corazón es como una pequeña casa de cuatro cuartos que tiene acueducto y alcantarillado así como sistema eléctrico. La sangre fresca o “agua potable” llega desde los pulmones al cuarto superior izquierdo (aurícula izquierda) y luego a través de la válvula mitral al cuarto inferior izquierdo (ventrículo izquierdo); desde allí, la sangre es expulsada a todo el cuerpo a través de la tubería principal del corazón que es la aorta.

La sangre considerada “agua de desecho” llega al corazón derecho, inicialmente a la aurícula (cuarto superior derecho) y posteriormente al ventrículo derecho de donde es bombeada a los pulmones para recibir oxigeno o “purificación”.

El sistema eléctrico de la casa que es el corazón se origina en una pequeña batería (nodo sinusal) que se localiza en el techo del cuarto superior derecho. Desde allí, se genera la corriente eléctrica que se dispersa por el techo y las paredes y luego por el piso de los cuartos superiores confluyendo en el sitio de unión de los cuatro cuartos (nodo atrio-ventricular). Desde aquí, a través de un cable madre (has de His) desciende a los cuartos inferiores en medio de la pared que los divide para bifurcarse en dos cables para cada cuarto inferior, esto es, uno derecho y otro izquierdo.

El sistema eléctrico se enciende y apaga automáticamente entre 60 y 80 veces por minuto, activando el corazón, inicialmente los cuartos superiores y posteriormente los inferiores. La corriente generada hace que el corazón actúe como una bomba impelente-expelente, capaz de succionar sangre como un gotero cuando se expande (diástole) y de expulsarla posteriormente con fuerza cuando se contrae (sístole).

¿Que es la fibrilaciÓn auricular?

Es una arritmia cardiaca o desorden de la actividad eléctrica normal del corazón. El ritmo cardiaco normal debe ser sincrónico y regular, en cuyo caso, un impulso eléctrico periódico generado en la batería natural del corazón (nodo sinusal) se disemina progresivamente por las aurículas (cámaras cardiacas superiores) y posteriormente por los ventrículos (cámaras cardiacas inferiores) haciendo que el corazón bombee o expulse la sangre (latido cardiaco).

En la fibrilación auricular no existe un impulso cardiaco único que haga “latir” las aurículas al unísono sino, múltiples impulsos eléctricos originados en diversos sitios que hacen “fibrilar” o “temblar” las aurículas; puesto que el impulso no se origina en la batería normal del corazón no es sincrónico o coordinado y por lo tanto no produce un latido cardiaco regular o eficiente.

El corazón bombea o produce entre 60 y 80 latidos cardiacos por minuto, siendo esta actividad usualmente imperceptible para el paciente. Cada latido cardiaco genera una pulsación que el médico puede sentir en la muñeca cuando le toma el “pulso”. Cuando este mecanismo se altera por la fibrilación auricular, el paciente usualmente experimenta palpitaciones por la irregularidad y la rapidez de los latidos cardiacos anormales.

¿QuÉ sÍntomas produce la fibrilaciÓn auricular?

La fibrilación auricular produce palpitaciones irre-gulares, sensación de ahogo o debilidad especialmente con el ejercicio o la actividad física, dolor de pecho, sudoración, mareo e inclusive desmayo. Solo 10% de los pacientes que sufren fibrilación auricular no experimentan síntomas. Los síntomas ocurren por disminución de la cantidad de sangre que el corazón bombea al cerebro y otros órganos.

¿Es la fibrilación auricular una arritmia que pone en riesgo la vida?

La fibrilación auricular no es una arritmia que ame-nace la vida a corto plazo, pero es una arritmia destructiva y progresiva que puede causar graves consecuencias a mediano y largo plazo en la calidad de vida de los pacientes puesto que puede producir falla cardiaca y trombosis cerebral.

¿CÓmo se hace el diagnÓstico de la fibrilaciÓn auricular?

La fibrilación auricular puede diagnosticarse incidentalmente cuando se toma un electrocardiograma como parte de un chequeo médico periódico, al ingresar a un nuevo empleo o como parte de una evaluación antes de una cirugía o de una evaluación médica por otra enfermedad. En estos casos el paciente usualmente no presenta síntomas y el hallazgo es casual.

Por otra parte, estando el paciente con síntomas o asintomático, el médico puede hacer el diagnóstico de la arritmia, cuando siente el pulso irregular como parte de un examen médico. La monitoria electrocardiográfica continua de 24 horas (Holter) permite do-cumentar la arritmia cuando el paciente esta viviendo su rutina diaria y el monitor de eventos puede capturar episodios cortos de la arritmia, incluso asintomáticos, cuando el dispositivo se usa por periodos largos de tiempo (un mes).

La dificultad en realizar el diagnóstico radica en que la arritmia puede ser de muy corta duración y puede cursar sin síntomas. Otras veces el paciente experimenta los síntomas pero no se relacionan con la arritmia hasta que ha hecho suficientes estragos para sospecharse como la causa. Ejemplo de lo anterior es la presencia de una trombosis cerebral como primera manifestación de la fibrilación auricular.

¿A quienes afecta la enfermedad de la fibrilaciÓn auricular?

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más común en el ser humano. Aproximadamente 1 de cada 100 habitantes en Colombia sufre de fibrilación auricular, pero en mayores de 75 años uno de cada 10 individuos padece la arritmia. Las personas mayores de 65 años son las más afectadas, en especial aquellos mayores de 75 años, pero puede ocurrir a una edad más temprana. Se calcula que aproximadamente 350.000 Colombianos sufren de fibrilación auricular y cada año se diagnosticaran 12.000 casos nuevos. El 30 al 40% de los pacientes hospitalizados por una arritmia cardiaca tienen fibrilación auricular. Lo anterior sin contar la Enfermedad de Chagas, muy frecuente en nuestro medio, causa de arritmias cardiacas entre las que se encuentra la fibrilación auricular.

¿CuÁles son las consecuencias de esta enfermedad?

Esta arritmia cardiaca puede conducir a otras enfermedades graves como la fatiga crónica y la falla cardiaca, además de ser la causa del 20% de las trombosis cerebrales que producen graves secuelas neurológicas como parálisis de una parte del cuerpo, alteraciones de la memoria, afección del habla, alteraciones en la percepción o en la capacidad de relacionarse con el medio.

La fibrilación auricular puede producir en meses o en el transcurso de años una degeneración progresiva del sistema eléctrico y del músculo cardiaco conduciendo a dilatación progresiva y pérdida de la fuerza de contracción o de expulsión del corazón lo que se conoce como falla cardíaca.

En el paciente con fibrilación auricular, mayor de 65 años, el riesgo de una trombosis cerebral es hasta 5 veces mayor que en sujetos normales de la misma edad. Los trombos de sangre se forman principalmente en las aurículas o cámaras superiores del corazón, especialmente en la auriculilla izquierda cuando se dilata y no se contrae adecuadamente. En presencia de fibrilación auricular recurrente o permanente, los trombos se pueden formar tan rápidamente como en cuestión de días. Estos trombos se desprenden del corazón y son expulsados hacia el cerebro u otros órganos causando súbito taponamiento de la circulación y los indeseables efectos mencionados.

Si el paciente con fibrilación auricular tiene mas de 65 años, y tiene uno o mas de los siguientes factores de riesgo: hipertensión arterial, enfermedad coronaria, diabetes, embolia previa o falla cardiaca, el riesgo de embolia cerebral es muy alto y requiere tratamiento anticoagulante.

¿CuÁles son las causas de la enfermedad?

La fibrilación auricular esta asociada al proceso de envejecimiento del ser humano. El corazón que envejece presenta alteraciones progresivas de su arquitectura, se hace menos complaciente, pierde su plasticidad y su ritmo es más lento.
La fibrilación auricular puede ser de causa desconocida o relacionada a enfermedades cardiovasculares como la enfermedad coronaria, la hipertensión arte-rial, la diabetes mellitus y a defectos estructurales del corazón o de sus válvulas. Otras enfermedades que son causa de fibrilación auricular son las alteraciones de la glándula tiroides y la enfermedad pulmonar.

El abuso de café, drogas estimulantes (cocaína), ta-baquismo, consumo de al-cohol en exceso puede producir fibrilación auricular aun en corazones normales.

En general se considera que la fuente de la fibrilación auricular paroxistica reside en la unión o desembocadura de las venas pulmonares y el corazón. Estas venas traen sangre oxigenada de los pulmones al corazón entregándola a la aurícula izquierda, una de las cámaras superiores del corazón. En ese sitio se producen impulsos eléctricos anormales que desarreglan el funcionamiento normal del corazón. Los pacientes que sufren de fibrilación auricular tienen en dicha unión una conformación anatómica que los hace susceptibles a desarrollar la enfermedad.

Cuando la fibrilación auricular se vuelve persistente y luego permanente o crónica el músculo cardiaco se degenera y se produce tal daño que la fuente de la fibrilación auricular se traslada a las aurículas en su totalidad. En este caso se forman corredores o rutas eléctricas anormales por las aurículas y los impulsos eléctricos se propagan irregular o erráticamente.

¿Existen diversos tipos de fibrilaciÓn auricular?

El termino fibrilación auricular abarca diversos tipos o patrones. En general los tres principales estadios de la fibrilacion auricular son:

1. Paroxística, dura segundos a horas y ocasionalmente días, pero termina espontáneamente. Se presenta en sujetos jóvenes (18 a 45 años) y se caracteriza por ser intermitente y causar síntomas que producen gran alarma al paciente, como palpitaciones muy rápidas, debilidad, trastorno e incluso desmayo.

2. Persistente, es la fibrilación auricular que requiere de intervención para detenerla, tales como inyección intravenosa de medicamentos o choque eléctrico; usualmente este tipo de fibrilación auricular dura más de dos y menos de 7 días.

3. Permanente, es la fibrilación auricular crónica que no puede ser detenida con medicamentos ni con choque eléctrico; este patrón de la arritmia ocurre en pacientes que sufren de la arritmia por varios meses o años y/o tienen enfermedades cardiacas asociadas como valvulopatias, defectos congénitos o falla cardiaca.

La fibrilación auricular inicia con paroxismos, que si no se detectan a tiempo o no son adecuadamente tratados, la arritmia se torna persistente y finalmente es permanente. A mas duración de la arritmia más difícil su control. La cura debe buscarse tempranamente cuando es paroxistica o persistente antes que los daños causen un estadio irreversible.

¿Cuales son los tratamientos existentes para el control de la fibrilacion auricular?

Aunque todos los pacientes con la enfermedad tienen diagnóstico de fibrilación auricular cada paciente debe ser evaluado individualmente al mo-mento de decidir un tratamiento.

El proceso de evaluación y la terapia elegida no son replicas exactas para todos los pacientes. Un paciente puede iniciar con una estrategia de tratamiento y posteriormente pasar a otra dependiendo del estadio de la fibrilación auricular (paroxística, persistente o permanente) y de la efectividad en el control de la enfermedad o de los síntomas. Por otra parte, es crucial entender que las enfermedades asociadas (hipertensión arterial, dia-betes, enfermedad coronaria, falla cardiaca, etc.) deben ser tratadas y controladas para evitar recaídas o progresión de la fibrilación auricular.

Existen diversas formas de tratar la fibrilación auricular. En general hay dos estrategias, la más frecuente es el uso de medicamentos conocida como estrategia farmacológica y la otra mediante procedimientos especiales que utilizan catéteres para “cauterizar” ciertas áreas del corazón, procedimiento llamado de ablación por radiofrecuencia y que constituye la estrategia no farmacológica.

La estrategia farmacológica tiene a su vez dos posibilidades:
1. Controlar la arritmia mediante medicamentos llevando al paciente a ritmo sinusal normal, procedimiento conocido como cardioversión farmacológica ó control del ritmo.
2. Reducir la magnitud de la arritmia al controlar parcialmente la rapidez de los latidos cardiacos sin acabar con la arritmia pero mejorando los síntomas, o control de la frecuencia cardiaca. En estas estrategias, usualmente el paciente necesita tomar medicación por el resto de su vida para evitar la reaparición de la arritmia o para controlarla. Si la cardioversión farmacológica falla, puede ser necesario utilizar “choques eléctricos” en el pecho para convertir la arritmia a ritmo sinusal normal.

Independientemente de la estrategia de tratamiento, un objetivo prioritario es la protección contra la formación de trombos en el corazón lo cual se logra mediante el uso de fármacos llamados anticoagulantes. La formación de trombos ocurre en los pacientes con fibrilación auricular y es causa de embolización al cerebro con graves consecuencias de invalidez permanente o incluso la muerte.

La estrategia no farmacológica es a su vez de dos tipos:
•1. Se cauteriza el cable principal del corazón (has de His)
que lleva los impulsos eléctricos desde las aurículas a los ventrículos y se implanta un marcapasos ) o,
2. Se realiza el llamado “aislamiento de las venas pulmonares” que consiste en cauterizar la desembocadura de dichas venas en el corazón. La diferencia entre estas dos estrategias radica en que en la primera la arritmia persiste pero no produce síntomas obligando al paciente de todas maneras a recibir anticoagulación de por vida mientras que, en la segunda se persigue la cura total. Cual estrategia se escoge para cada paciente, dependerá del grado de daño que la arritmia haya producido en el corazón, la disponibilidad de tecnología para la realización del aislamiento de las venas pulmonares y la presencia o ausencia de otras enfermedades.

Algunos pacientes que tienen fibrilación auricular en asocio a otras enfermedades cardiacas, como daño de las válvulas del corazón o anormalidades congénitas como la comunicación interauricular y van a ser sometidos a cirugía cardiaca para reparar esos defectos, pueden ser sometidos al mismo tiempo a cirugía para corregir la fibrilación auricular. Este es el llamado tratamiento quirúrgico de la fibrilación auricular.

¿CuÁles son los medicamentos mas frecuentemente usados para el tratamiento de la fibrilaciÓn auricular?

Las drogas más utilizadas son:

1. El grupo de los betabloqueadores: Metoprolol, Atenolol, Propranolol.
2. El grupo de los calcioantagonistas: Diltiazem y Verapamilo.
3. La Digoxina.
4. La Amiodarona.
5. El Sotalol.
6. Propafenona.
7. La Warfarina.
8. La Aspirina.


Las anteriores medicaciones son utilizadas solas o en diferentes combinaciones dependiendo del tipo de fibrilación auricular y del objetivo que se persigue de acuerdo al estadio en que se encuentra el paciente. Cuando se persigue la conversión de la arritmia a un ritmo sinusal normal se utiliza Propafenona, Amiodarona o Sotalol. Cuando se busca el control de las palpitaciones aliviando los síntomas sin detener la arritmia, se utilizan los betabloqueadores especialmente para personas activas y los calcioantagonistas, especialmente si sufren de enfermedad pulmonar o diabetes. La Digoxina es una medicación muy frecuentemente usada en fibrilación auricular con un efecto limitado al control de la frecuencia cardiaca en reposo. Todas estas medicaciones tienen efectos colaterales e interacciones que el paciente debe conocer detalladamente por informe del médico que las ordena.

La Warfarina es un anticoagulante que reduce la tendencia a la formación de trombos en pacientes que sufren de fibrilación auricular alterando los mecanismo de la coagulación normal. Se utiliza para reducir el riesgo de embolia cerebral en pacientes con fibrilación auricular mayores de 65 años o en aquellos con daño cardiaco a causa de la fibrilación auricular. Esta medicación requiere de un seguimiento estrecho porque su falta de control puede producir efectos colaterales fatales. La medición del grado de “anticoagulación” (Prueba del INR) mediante una toma de sangre debe realizarse periódicamente. Existen diversas contraindicaciones e interacciones que el paciente y la familia deben conocer detalladamente.

La aspirina se utiliza en sujetos jóvenes sin daño estructural del corazón con el mismo fin de reducir la formación de trombos intracardiacos. La aspirina tiene menor potencia anticoagulante y no requiere la toma de sangre periódicamente para controlar el efecto terapéutico.

  

    

Facebook

Compartir:  

© 2004 - 2010 www.solaece.org | Todos los derechos reservados.