Regístrese en el:    

Acceda el SOLAECE también
via Facebook y Twitter.


Muerte súbita y desfibriladores

 

La causa más común de muerte en el ser humano es la enfermedad cardiaca. El paro cardiaco a su vez, debido a ritmo cardíaco rápido o anormal, es la causa principal de muerte súbita cardíaca. Los ritmos cardiacos anormales se denominan arritmias cardiacas y se dividen en ritmos lentos o bradicardias y ritmos rápidos o taquicardias.

Las taquicardias pueden ser curadas mediante una técnica especial denominada ablación por radiofrecuencia, tratadas con fármacos cuando no pueden ser curadas en su totalidad o el paciente recibir un dispositivo denominado desfibrilador cuando amenazan la vida o han causado un paro cardiaco.

El desfibrilador es por lo tanto un dispositivo que puede detectar ritmos cardiacos anormales que amenazan la vida y al administrar de manera automática un choque eléctrico previamente programado puede salvar la vida de un paciente.

¿Qué es un desfibrilador?

¿Para quiénes es útil este dispositivo?

¿Cuáles son los síntomas que hacen sospechar estas enfermedades?

¿Cuáles métodos o exámenes permiten reconocer quien es un candidato a un desfibrilador?

¿Qué clase de desfibriladores existen?

¿Cuáles son los ritmos cardiacos rápidos que ponen a riesgo la vida y hacen del desfibrilador una necesidad?

¿Qué debe hacer antes del implante de un desfibrilador?

¿Qué sucederá durante el implante?

¿Cuál es la seguridad que rodea este procedimento de implante de desfibrilador?

¿Qué debe esperar después del implante?

Recomendaciones y signos de alarma

¿Cómo debe cuidar de su dispositivo?

¿Qué debe hacer si su desfibrilador le da un choque eléctrico?

¿Es posible tener una vida normal cuando se es portador de un desfibrilador?

¿QuÉ es un desfibrilador?

El desfibrilador es un dispositivo electrónico similar a un marcapaso que implantado en el cuerpo, región del pecho cerca al hombro, puede monitorizar el ritmo cardiaco latido a latido, identificando los ritmos cardiacos rápidos que ponen en peligro la vida del paciente. El dispositivo es capaz de administrar a través de unos cables conectados al corazón un choque eléctrico (desfibrilación) que restaura el ritmo cardiaco normal.

¿Para quiénes es Útil este dispositivo?

En pacientes que tienen deterioro importante o daño estructural significativo del corazón a causa de diversas enfermedades, principalmente después de haber sufrido un Infarto Cardíaco. Otras enfermedades principalmente virales producen deterioro del corazón y causan la dilatación progresiva de las cámaras cardiacas, situación que se conoce como cardiomiopatía dilatada; las enfermedades infecciosas como la Enfermedad de Chagas produce una destrucción progresiva del corazón generando ritmos cardiacos rápidos que amenazan la vida del paciente o que le pueden causar la muerte.

Existen otras enfermedades llamadas de trasmisión genética o familiar en las que una anormalidad se trasmite de generación en generación; estas anormalidades pueden consistir de un aumento progresivo de la masa del corazón (cardiomiopatía hipertrófica) o degeneración de la masa muscular que es reemplazada por grasa (displasia del ventrículo derecho). Otras alteraciones genéticas se encuentran en los canales (canalopatias) que permiten el flujo de electrolitos a través de las membranas de las células musculares cardiacas.

En el primer caso, el aumento del grosor del corazón produce una obstrucción a la entrada y salida de sangre a través de las válvulas cardíacas haciendo que el paciente disponga de un volumen de sangre menor al que necesita para sus actividades; así mismo, el crecimiento desordenado de las fibras musculares cardiacas provoca alteraciones en la conducción del impulso eléctrico degenerando en ritmos rápidos letales. En la displasia se producen corrientes eléctricas anormales que giran (taquicardias ventriculares por reentrada) alrededor de los núcleos grasos que reemplazan las fibras musculares normales.

En las canalopatias (síndrome de QT largo, síndrome de Brugada) el corazón es estructuralmente normal pero eléctricamente inestable. En estas enfermedades existe el antecedente familiar de muerte súbita a edad menor de 40 años en padre, madre, hermanos o tíos.

¿CuÁles son los síntomas que hacen sospechar estas enfermedades?

Un paciente que es candidato al implante de un desfibrilador puede haber experimentado los siguientes síntomas aislados o repetitivos, uno o varios de ellos a la vez:

1.- Síncope o desmayo.
2.- Palpitaciones.
3.- Ahogo al caminar.
4.- Ahogo en las noches.
5.- Ahogo con medianos o pequeños ejercicios.
6.- Paro cardiaco.
7.- Dolor de pecho.
8.- Trastornos o casi desmayo.

Menos frecuentemente un paciente puede no tener síntomas (estar “asintomático) y sin embargo ser candidato a un desfibrilador; estos casos corresponden a pacientes quienes han sufrido un infarto cardiaco y aunque su corazón ha quedado “débil” no perciben el daño sufrido. La presencia de varias anormalidades (ecocardiograma que muestra corazón con pérdida importante de su fuerza contráctil o fracción de eyección menor del 40%, taquicardia ventricular en un electrocardiograma o monitoria Holter) encontradas en los chequeos de rutina llevan a los especialistas a considerar el desfibrilador como un método “preventivo secundario” de una muerte repentina. Se llama “prevención primaria” la terapéutica que se aplica a pacientes quienes ya han tenido un encuentro con la muerte en forma de paro cardiaco y han corrido con la suerte de haber sido reanimados y resucitados por personal médico o paramédico.

¿CuÁles mÉtodos o exÁmenes permiten reconocer quien es un candidato a un desfibrilador?

No existe un examen que de manera aislada permita decir cuando es candidato a un desfibrilador, más bien, se puede afirmar que son varios los que se utilizan para definir esta posibilidad. El ecocardiograma que permite reconocer el tamaño y la fuerza del corazón es el más utilizado; se dice que un corazón que tiene una fuerza de expulsión de la sangre menor al 40% es susceptible a desarrollar ritmos cardiacos rápidos que ponen en peligro la vida del paciente.

También, a través de la monitoria electrocardiográfica continua de 24 horas o monitoria de Holter del ritmo cardiaco se puede detectar ritmos cardíacos rápidos llamados taquicardia ventricular o encontrar latidos ectópicos ventriculares a una frecuencia superior a 10 por hora. Con el mismo Holter se puede valorar el balance simpato-vagal del corazón que puede sugerir vulnerabilidad de este órgano a generar ritmos rápidos. Un electrocardiograma de señal promediada o potenciales tardíos permite reconocer cicatrices “eléctricas” del corazón vulnerable a las arritmias.

La prueba de esfuerzo utilizada para reconocer la capacidad física del paciente y la vulnerabilidad a los infartos cardiacos puede ser útil en desenmascarar ritmos anormales que pueden generar muerte repentina en ciertos pacientes cardiópatas.

El estudio electrofisiologico es el método invasivo que permite mediante el uso de cables o catéteres especiales que se introducen al corazón y se conectan a un computador especial, valorar el estado del sistema eléctrico y desenmascarar mediante la estimulación programada, la susceptibilidad de este órgano a la generación de ritmos rápidos.

¿QuÉ clase de desfibriladores existen?

Los desfibriladores son dispositivos que cumplen una doble función, son capaces de dar choques eléctricos y también actúan como un marcapaso cuando detectan que el ritmo cardíaco esta lento o no es generado espontáneamente por el corazón.

Al igual que los marcapasos, los desfibriladores consisten de dos partes, un generador de impulsos y uno o dos cables o electrodos. Los electrodos se conectan al dispositivo y de este a la parte interna del corazón a través de las venas. Cuando se tiene un solo electrodo, el dispositivo se denomina unicameral y bicameral cuando tiene dos.

Cuando el paciente es capaz de generar su propio ritmo se utiliza un desfibrilador unicameral que vigila que el ritmo cardiaco normal no esté ausente al tiempo que detecta ritmos rápidos exclusivamente en el ventrículo derecho.

Cuando el paciente no es capaz de generar un ritmo intrínseco estable, si es muy lento o si los cables naturales del corazón están afectados se prefiere un desfibrilador bicameral que cumple con la generación de impulsos eléctricos ausentes, mantiene un ritmo estable al tiempo que vigila y trata la aparición de ritmos rápidos inestables y peligrosos.

¿CuÁles son los ritmos cardiacos rÁpidos que ponen a riesgo la vida y hacen del desfibrilador una necesidad?

Como se ha anotado, los ritmos cardiacos anormales son de dos tipos, bradicardia o bradiarritmia y taquicardia o taquiarritmia. Los primeros son ritmos lentos que requieren de un marcapaso, mientras que para los ritmos rápidos existe la terapia de ablación, los fármacos o el desfibrilador.

Cuando las taquicardias se originan en los ventrículos y son muy rápidas para ser curadas mediante ablación se requiere del desfibrilador. Las dos arritmias ominosas para las cuales es útil el desfibrilador son la taquicardia y la fibrilación ventricular.

La taquicardia ventricular es un ritmo rápido que ocurre usualmente alrededor de cicatrices de infartos, focos de inflamación o enfermedad del musculo cardiaco. Como el ritmo rápido ocurre en o alrededor de estas cicatrices se denomina reentrada. Estos ritmos rápidos hacen que el corazón no reciba y/o expulse suficiente sangre causando colapso porque no llega suficiente sangre al cerebro.

La fibrilación ventricular puede ser el ritmo que sigue a una taquicardia ventricular o ser el ritmo primario que produce la muerte de un paciente. Este ritmo es causado por la presencia de una o varias corrientes eléctricas caóticas que no permiten una contracción efectiva del corazón causando ausencia de flujo sanguíneo y la muerte si este ritmo no es detenido mediante un choque eléctrico mediante un desfibrilador. A este cuadro se le denomina paro cardiaco.

Los desfibriladores que se utilizan para dar choques eléctricos y salvar la vida de pacientes en paro cardiaco por fibrilación ventricular no están disponibles en lugares públicos y solo se dispone de ellos en hospitales y ambulancias especializadas que usualmente demoran en llegar. La desfibrilación eléctrica del corazón es especialmente efectiva durante los primeros momentos del paro y decrece en efectividad con el trascurso del tiempo que el paciente permanece en esa condición.

Por lo anterior, cuando el paciente tiene la oportunidad de tener este dispositivo todo el tiempo, esto es, implantado en su cuerpo, monitorizando segundo a segundo el ritmo cardiaco y siendo capaz de manera automática de dar una descarga, se tiene una altísima probabilidad de ser rescatado y abortar un paro cardiaco fatal.

¿QuÉ debe hacer antes del implante de un desfibrilador?

• Es muy probable que esté tomando medicaciones, por lo anterior debe informar a su médico o llevar una lista de ellos. Algunas medicaciones deben suspenderse antes de una cirugía, especialmente la aspirina y los anticoagulantes

• Para el procedimiento debe estar en ayunas de al menos 8 horas; si requiere tomar medicaciones para la presión o aplicarse medicación para la diabetes infórmele a su médico. Es muy probable que las medicaciones antihipertensivas las pueda tomar con pequeños sorbos de agua. Las medicaciones para la diabetes debe suspenderlas por el ayuno que deberá soportar antes y después del procedimiento. Los médicos vigilaran los niveles de glicemia durante este periodo.

• Procure llevar todos los documentos y resultado de exámenes que le hayan practicado. Antes del procedimiento se le informara acerca de los riesgos y beneficios y se le solicitará que firme el consentimiento informado.

¿QuÉ sucederÁ durante el implante?

• Este procedimiento se realiza en el laboratorio de electrofisiología o en una sala especial de cirugía y es realizado por un cardiólogo especialista en electrofisiología y marcapasos (electrofisiologo). Se le canalizara una vena por la cual se le suministraran medicamentos y sueros durante el procedimiento.

• En la sala se procederá inicialmente a monitorizar su ritmo cardiaco, presión arterial, frecuencia respiratoria y saturación de oxigeno en la sangre. Se le proporcionara sedación consciente o anestesia general según sea su caso y preferencia de su médico.

• Se le realizara una desinfección de la piel del cuello, pecho, hombro y brazos con un antiséptico para disminuir la probabilidad de infección de la herida quirúrgica. Luego se le cubrirá con campos quirúrgicos que cubren la zona donde se colocará el dispositivo. Todo el personal médico y de enfermería cumplirán las normas de una zona quirúrgica por lo que estarán cubiertos con tapabocas y ropa quirúrgica.

• Una vez este sedado o bajo anestesia, el médico procederá a colocar anestesia local en la región debajo de la clavícula cerca al hombro o axila. Posteriormente realizara una o dos punciones en busca de la vena subclavia que se encuentra debajo de su clavícula y es continuación de la vena que viene del brazo. Una vez localizada la vena, se procede a realizar una pequeña incisión de la piel aproximadamente de 5 centímetros y debajo de ella se elabora un “bolsillo” donde irá el dispositivo.

• Dependiendo del centro y de las preferencias del operador, este bolsillo podrá realizarse primariamente y posteriormente se procederá a buscar la vena subclavia por punción o mediante disección directa de esa estructura. Por esta vena se avanzaran el o los electrodos (cables) que bajo visión de rayos “X” se posicionan en el corazón. Posteriormente mediante equipos especiales se verificará el lugar más óptimo para el funcionamiento de los electrodos y se conectaran al desfibrilador. Tanto los electrodos como el desfibrilador se fijan al musculo para evitar su desplazamiento. Finalmente el dispositivo se prueba mediante inducción de la arritmia que reconocida por este permite su descarga eléctrica.

• La herida se cierra y se le colocan apósitos o gasas así como una inmovilización transitoria del hombro por al menos las primeras 24 horas. La duración de la cirugía es aproximadamente de 2 a 3 horas desde la preparación hasta la salida de la sala.

¿CuÁl es la seguridad que rodea este procedimento de implante de desfibrilador?

El procedimiento es altamente seguro en términos de la baja incidencia de complicaciones en relación a la numerosa proporción de pacientes que son sometidos a esta cirugía. Sin embargo, debe considerarse que cada paciente es un universo aparte y cada caso tiene sus propias características que lo hacen más o menos complicado de realizar. Toda cirugía por pequeña que parezca puede tener complicaciones.

Las principales complicaciones relacionadas con el procedimiento son el sangrado o hemorragia que puede llevar al hematoma o acumulo de sangre bajo la piel la cual toma una coloración “morada”, la perforación cardiaca (hemopericardio), el desgarro vascular, el neumotórax (colapso del pulmón), infección del sitio de la herida, la arritmia refractaria y la falla cardiaca aguda entre otras. La muerte rara vez ocurre durante la cirugía o como consecuencia de ella.

¿QuÉ debe esperar despuÉs del implante?

Después de la cirugía será llevado a una sala de recuperación y posteriormente a su cuarto donde se controlara su presión arterial, frecuencia cardiaca y se vigilará que el sitio del implante no se hinche excesivamente o duela más de lo normal. Recibirá analgésicos orales o intravenosos según el caso. En algunos centros se utilizan antibióticos complementarios. No podrá movilizar la extremidad del lado de la cirugía por uno o dos días.

La estancia hospitalaria esperada es de uno o dos días. Deberá guardar reposo en cama durante las primeras 6 a 8 horas. Posteriormente podrá realizar movimientos normales como los relacionados con comida, baño, y aseo dental. Durante dos semanas deberá evitar levantar el brazo del lado donde se encuentra el dispositivo, halar o empujar con fuerza, levantar objetos pesados o hacer movimientos extremos.

No podrá manejar vehículo después de recibir el implante de un desfibrilador; aunque no existen leyes especificas en Colombia, el riesgo de recibir un choque eléctrico al manejar puede hacerle perder la conciencia colocando en riesgo su vida y la de otros. En algunos estados de Norteamérica se permite manejar y en otros está prohibido. Consulte acerca de las leyes estatales al respecto si se encuentra en ese País.

El día siguiente de la cirugía se le practicará un electrocardiograma y se le realizara una radiografía de tórax para evaluar el normal funcionamiento y posición del dispositivo y de los electrodos. Es posible que se realice un chequeo del dispositivo con un computador especial denominado “Reprogramador” con el fin de que todos los parámetros del dispositivo sean adecuadamente adaptados a su corazón. Si todos los parámetros y exámenes están dentro de lo esperado se le dará salida a su casa.

Antes de su salida se le dará un carnet que lo acredita como portador de un dispositivo electrónico conectado a su corazón y se le darán unas instrucciones escritas acerca de los cuidados que debe tener. El carnet debe ser siempre portado por Ud. especialmente en lugares públicos. El carnet deberá presentarse en citas de revisión y seguimiento.

Recomendaciones y signos de alarma

Además de las anteriores indicaciones, debe estar alerta de los siguientes signos de alarma:

• Signos de infección de la herida como dolor persistente, enrojecimiento, hinchazón progresiva o drenaje de material seroso o purulento por la herida.

• Debe avisar a su médico si tiene fiebre pues se considera un síntoma peligroso sino se controla o se trata precozmente.

• Signos de funcionamiento anormal del dispositivo como saltos o contracciones del musculo pectoral que le hacen mover involuntariamente el hombro del lado donde se encuentra el implante del dispositivo; si presenta hipo persistente o saltos en el abdomen también debe informar pues puede ser signo de desalojo o sobre estimulación originada en el dispositivo.

• Si experimenta hinchazón del brazo izquierdo, si los síntomas previos al implante reaparecen (mareo, inestabilidad, palpitaciones) debe informar a su médico tratante.

• Debe informar a su médico si experimenta sensación de dolor torácico o dificultad para respirar. • NO APLIQUE CREMAS ni ungüentos sobre la herida del sitio donde se encuentra el dispositivo.

• No manipule el dispositivo o juegue con él pues puede torcer los cables, dañarlos o desalojarlos de su sitio.

• No permita que médicos o personal de enfermería que no estén familiarizados con el manejo de su caso, le hagan punciones en el sitio donde está el desfibrilador con el fin de remover un hematoma en caso de tenerlo. Consulte primero con su médico pues se puede producir una infección que obligue a retirar el dispositivo.

• Consulte a su médico que medicaciones debe seguir tomando, cuales debe suspender y cuando debe volver a control.

• Lleve siempre su carnet que lo acredita como portador de un dispositivo de estimulación cardiaca, en este caso un desfibrilador. Si va a consulta odontológica o a otro médico para cualquier procedimiento debe informar que porta el dispositivo mencionado.

¿CÓmo debe cuidar de su dispositivo?

Cuando se es portador de un dispositivo de estimulación y terapia cardiaca como el desfibrilador es importante asistir cada 3 meses a control con el electrofisiologo para realizar un chequeo de su estado general, ajustar las medicaciones que usa, realizar algunas pruebas de seguimiento y especialmente reprogramar el dispositivo. Adicionalmente cada visita puede ser útil para formular preguntas acerca de su situación o dudas que tenga por resolver.

Las consultas de seguimiento tienen por objeto vigilar el estado de su enfermedad y el comportamiento del dispositivo. Se realiza una consulta especializada donde se le pregunta por sus síntomas, la frecuencia de estos, y su gravedad. Se lo examina tomándole la presión arterial y posteriormente se lo conecta mediante un dispositivo y electrodos externos al llamado Reprogramador que es un computador capaz de comunicarse con su desfibrilador de forma similar a como se controla un televisor con el control remoto.

El Reprogramador “interroga” mediante telemetría al dispositivo sustrayéndole información almacenada en su memoria electrónica acerca de su ritmo cardiaco, la cantidad de tiempo que su corazón trabaja sin ayuda del dispositivo, la cantidad de tiempo que requiere la asistencia de este, los ritmo cardiacos anormales, la fecha y hora en que se presentaron y la forma como el dispositivo los trató. En cada visita se intenta disminuir la cantidad de energía que el dispositivo gasta en su funcionamiento con el fin de ahorrarle “pila” o batería y así pueda extenderse la duración del mismo lo máximo posible.

Este procedimiento es indoloro, se efectúa totalmente de manera externa sobre el sitio donde se implanto el dispositivo. En este control se podrá determinar si Ud. recibió un choque eléctrico, la fecha y hora, la causa o tipo de ritmo anormal que suscito dicho choque y si este fue apropiado o necesario o fue producto de una interferencia eléctrica, esto es inapropiado.

De acuerdo a los hallazgos podrán reprogramarse los parámetros de detección y funcionamiento del dispositivo de tal manera que este siga protegiéndolo y no le cause molestias innecesarias.

¿QuÉ debe hacer si su desfibrilador le da un choque elÉctrico?

Choque eléctrico

Los desfibriladores actúan como marcapasos y además son capaces de enviar estímulos eléctricos de alto voltaje para detener una arritmia que ponga en peligro su vida. Cuando los desfibriladores estimulan el corazón como lo hace un marcapaso no se siente nada como corriente eléctrica. La estimulación es indolora tal cual sucede al tomar una pila de radio entre sus dedos, sabemos que tiene energía pero no la sentimos.

Sin embargo, los desfibriladores pueden dar terapias de choque eléctrico que se pueden sentir o no. Si el ritmo cardiaco anormal es muy rápido y a consecuencia de esto se pierde la conciencia, el choque eléctrico puede no sentirse; si se está alerta o consciente puede sentirse un corrientazo similar al que se experimenta cuando la estufa eléctrica tiene un corto circuito. Usualmente hay dolor, pero este depende de la intensidad del choque y de su umbral o sensibilidad.

El desfibrilador también está diseñado para dar un tren de estímulos indoloros a una frecuencia rápida que pretenden detener las taquicardias o ritmos rápidos que atenten contra su vida, usualmente taquicardias ventriculares. En estos casos puede sentir un aleteo o palpitaciones rápidas transitorias en su pecho o la sensación de mareo transitorio. Si esta situación se repite puede ser premonitoria de que recibirá un choque; si este fuere el caso o si efectivamente recibió un choque se recomienda:

• Siéntese o recuéstese, no importa en donde este.

• Avise a alguien de su confianza o un testigo lo que le está sucediendo con el fin de tener ayuda en caso necesario. Advierta que Ud. es portador de un dispositivo cardiaco.

• Si recibe un choque y posterior a este reasume la conciencia debe ir a un servicio de urgencias que su médico le haya aconsejado. Lo anterior es válido aun si no recibe choque y se sintió desvanecer o tuvo palpitaciones rapidas, si recibe más de un choque o si su estado es de inconsciencia. Advierta a los que están con Ud. acerca de esta situación y la forma como deben proceder. Lo indicado en estos casos es la solicitud de una ambulancia para protegerlo.

• Los testigos de un choque eléctrico dado por su desfibrilador podrán verlo gritar si el choque o la arritmia no le hace perder la conciencia o tener saltos o movimientos contráctiles de su cuerpo, especialmente pecho y brazos durante un estado transitorio de pérdida de conciencia. Si alguien lo toca durante estos episodios no correrá peligro pero podrá sentir un leve corrientazo.

• Procure llevar SIEMPRE consigo el carnet que lo acredita como portador de un desfibrilador, la lista de medicaciones que utiliza, el teléfono de la Institución donde lo pueden atender de emergencia o de sus familiares en caso necesario.

¿Es posible tener una vida normal cuando se es portador de un desfibrilador?

Los desfibriladores se implantan para salvar la vida de los pacientes cuando estos padecen de ritmos cardiacos rápidos que amenazan sus vidas. No debe verse como un limitante o impedimento para continuar disfrutando de las actividades que Ud. prefiere.

En relación al trabajo puede reiniciarlo tan pronto se haya recuperado de la cirugía y bajo el seguimiento y autorización médica. Si su trabajo es de oficina o de negocios es muy posible que no tenga inconvenientes en estos lugares en relación con interferencias electromagnéticas indeseables. Siga las recomendaciones que se anotan adelante acerca de cómo prevenirlas en caso de que su trabajo se realice en lugares con alto ruido eléctrico o impliquen ánimo vigilante. Consulte a su médico el tipo de actividad que desarrolla para obtener una consejería adecuada.

Sus actividades pueden reanudarse y realizarse en relación con su capacidad y adaptación al ejercicio. Se recomienda comenzar con caminatas cortas progresando en grado de complejidad, distancia o esfuerzo con el trascurso de los días y de acuerdo a la aceptación de su cuerpo. Caminatas largas o trote discreto puede realizarse después de un par de meses de adaptación. Consulte a su médico acerca de la posibilidad de incorporarse a un programa de rehabilitación física supervisado.

Evite deportes extremos en donde los contactos fuertes puedan golpear el dispositivo, tales como futbol, baseball, racquetball, baloncesto. Evite disparar rifles apoyando la culata sobre el dispositivo. Las pesas y los programas de gimnasio no son adecuados. Deportes como el buceo, canotaje, parapente, pilotaje, escalada, paracaidismo son peligrosos teniendo en cuenta la posibilidad de pérdida súbita de conciencia. Evite nadar o manejar botes estando solo.

Las actividades sexuales pueden reanudarse después del primer mes cuando el sitio donde se implantó el dispositivo este cicatrizado y los electrodos se hayan fijado adecuadamente a su corazón. El desfibrilador está programado para tolerar frecuencias cardiacas elevadas en relación con esta actividad y por lo tanto no debería recibir choques eléctricos durante el acto sexual. Si esto llega a suceder consulte a su médico. Su pareja no correrá peligro alguno si el choque eléctrico ocurre, él o ella solo sentirá un leve corrientazo. El especialista revisará el dispositivo y determinará si el choque eléctrico fue adecuado, es decir si tuvo o no una arritmia cardiaca que requería el choque para detenerla o si la frecuencia cardíaca se elevo demasiado y ocasiono un choque inapropiado.

Si piensa viajar al extranjero o a otra ciudad, lleve consigo un resumen de la historia clínica, el carnet del dispositivo y solicítele a su médico que le ayude a conseguir un colega electrofisiologo en la ciudad o País a donde viajará. No olvide identificarse en los aeropuertos antes de pasar por la zona de inspección de viajeros, evite pasar por arcos detectores de metal o que le hagan requisas con detectores manuales. Solicite una requisa manual libre de esos artefactos y presente su carnet de portador de desfibrilador. Los arcos detectores muy posiblemente no producen disturbios a su dispositivo pero harán sonar las alarmas. Los detectores manuales de metal podrán inactivar su dispositivo por unos segundos o producir interferencia en su normal funcionamiento.

Los teléfonos celulares pueden afectar el normal funcionamiento de los desfibriladores cuando se portan muy cerca del sitio del dispositivo. Utilice el celular en el lado contra lateral al sitio del desfibrilador. Cuando lo lleve consigo procure tenerlo a 30 centímetros de distancia del desfibrilador.

En relación a procedimientos médicos o cirugías que vaya a practicarse, debe informar siempre al médico, técnico o enfermera que vaya a realizar el procedimiento que es portador de un desfibrilador. Si la cirugía a realizar se encuentra cerca en un perímetro de 30 cms del sitio del implante y/o en ella se utilizara electrocauterio, el desfibrilador deberá programarse el día de la cirugía para evitar un malfuncionamiento o un choque inapropiado.

Procedimientos en donde se utilizan campos magnéticos de gran intensidad son una contraindicación para los portadores de desfibriladores; entre estos se encuentran: resonancia magnética nuclear, diatermia, litotripsia y radioterapia cerca al sitio del implante.

Otras situaciones o dispositivos que deben evitarse:

• Destornilladores y martillos eléctricos inalámbricos.
• Realizar reparación o mantenimiento de electrodomésticos eléctricos.
• Parlantes de gran tamaño.
• Soldadura de arco eléctrico.
• Motores eléctricos o generadores de energía de alto voltaje.
• Equipos industriales.
• Productos que funcionen con principios magnéticos como colchones, elementos para masajes, sillas.
• Torres de transmisión eléctrica o líneas de transmisión de alto voltaje.

En general todos los electrodomésticos que se encuentran en correcto funcionamiento y con adecuado “polo a tierra” no representan riesgo para los portadores de desfibriladores. Entre los anteriores se encuentra: lavadoras, estufas, microondas, secadoras, secador del cabello, radios, televisor, control remoto, neveras, computadores, fotocopiadoras, impresoras, maquinas de escribir eléctricas, mantas eléctricas, calentadores de agua, maquinas de afeitar que no se utilicen sobre el sitio del implante, tostadoras, batidoras, abrelatas eléctrico, equipos de música como lectores de disco compacto, etc.

  

    

Facebook

Compartir:  

© 2004 - 2010 www.solaece.org | Todos los derechos reservados.